Conferencia, EEUU 1999

La primera reunión anual de las Delegadas de las 19 regiones no fue en Roma. La propuesta de encontrarse en los Estados Unidos – que requería para las Benedictinas europeas un largo viaje y algo de valentía – llegó a ser una experiencia maravillosa de hospitalidad generosa en el espíritu benedictino, con celebraciones litúrgicas impresionantes e intercambio abierto. Vivir y conocer allí mismo la profunda espiritualidad benedictina de las Hermanas americanas ayudó a superar muchos malentendidos del pasado y a aprender a respetarse mutuamente.